Oficinas LBDM

Hoy en día es bien sabida la influencia que tiene el ambiente físico en la psicología laboral, no sólo afectando el bienestar de las personas, sino que también a su satisfacción, su rendimiento y su compromiso con el trabajo que desempeña. Lograr dignificar el espacio donde pasamos una buena parte del día, reforzó nuestra necesidad de cuestionarnos cómo el espacio afecta a las personas y nos puso en evidencia la importancia de la Arquitectura como herramienta que nos permite dotar de aptitudes positivas en pos de aumentar nuestra calidad de vida como trabajadores.

 

En el proyecto de Oficinas administrativas LBDM buscamos poner en evidencia el entendimiento que adquirimos, por medio de la interacción de los distintos tipos de espacios; cerrados, intermedios, abiertos, con un lenguaje material simple, uso de ladrillos cerámicos, madera y hormigón, pero diverso en el detalle. La interacción de los tipos de espacios creados se disponen en orden a las funciones que en ellos se realizarán.

 

Los espacios cerrados, propicios para el desempeño laboral más pesado, logran vincularse con el exterior por medio de aberturas que permiten crear una continuidad espacial a los jardines. Los espacios intermedios (aleros) proveen de la suficiente protección a las oficinas contra el intenso asoleamiento y las lluvias, definiendo a su vez las circulaciones que comunican los distintos espacios, es el lugar de encuentro fortuito que facilita el intercambio e interacción de los trabajadores de manera dinámica. El jardín con las pergolas y bancos, aporta el elemento natural que enriquece la experiencia en el trajinar diario por los corredores, generando además un microclima ideal para lugares tan calurosos como la ciudad de Asunción.